Telescopio James Webb, la última puesta a punto del gigante espacial

Una serie de infortunios hicieron que el Telescopio Espacial James Webb no fuera lanzado en el plazo previsto, pero parece que 2021 sí será su año.

24 julio 2021

El telescopio espacial James Webb (en inglés James Webb Space Telescope -JWST-) es un observatorio espacial desarrollado por la colaboración entre 17 países, está siendo construido y operado conjuntamente por la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Canadiense (CSA), para ser el sucesor científico del Hubble y el Spitzer. El Telescopio Webb será un gran telescopio infrarrojo con un espejo primario de 6.5 metros. El telescopio tiene previsto su lanzamiento en un cohete Ariane 5 desde la Guayana Francesa en 2021.

El Telescopio James Webb ofrecerá una resolución y sensibilidad sin precedentes, y permitirá una amplia gama de investigaciones en los campos de la astronomía y la cosmología. Uno de sus principales objetivos es observar algunos de los eventos y objetos más distantes del universo, como la formación de las primeras galaxias. Este tipo de objetivos están fuera del alcance de los instrumentos terrestres y espaciales actuales. Entre sus objetivos están incluidos estudiar la formación de estrellas y planetas y obtener imágenes directas de exoplanetas y novas.

Entre sus principales características técnicas hay que destacar el espejo primario de JWST que está compuesto por 18 segmentos hexagonales que combinados crean un espejo con un diámetro de 6.5 metros (21 pies 4 pulgadas), un gran aumento con diferencia sobre el espejo utilizado por el Hubble de 2.4 metros (7.9 pies), el parasol y cuatro instrumentos científicos. El telescopio se desplegará en el espacio cerca del punto lagrangiano Tierra-Sol L2, estará protegido por un gran parasol hecho de cinco hojas de Kapton revestido de aluminio y silicona que mantendrá al espejo y sus cuatro instrumentos científicos principales a temperaturas cercanas al cero absoluto.

Telescopio James WebbEspejos del Telescopio James Webb/ Crédito: NASA

A diferencia del Hubble, que observa en los espectros ultravioleta cercano, visible e infrarrojo cercano, el telescopio espacial James Webb observará en la luz visible de longitud de onda larga (naranja a rojo) a través del rango del infrarrojo medio. Esto permitirá que el JWST realice una amplia gama de investigaciones a través de muchos subcampos de la astronomía, que observe y estudie las primeras estrellas, de la época de reionización, formación de las primeras galaxias, tome fotografías de nubes moleculares, grupos de formación estelar, objetos con alto desplazamiento hacia el rojo demasiado viejos y demasiado distantes para que pudieran ser observados por el Hubble y otros telescopios anteriores.

En desarrollo desde 1996, lo denominaron como Next Generation Space Telescope o NGST, en 2002 fue denominado James E. Webb, en honor al que fue administrador de la NASA entre 1961 y 1968 y jugó un papel integral en el programa Apolo. El proyecto ha tenido numerosas demoras y gastos excesivos, siendo sometido a importante rediseño durante 2005. En 2011, parte del Congreso de los Estados Unidos optó por su cancelación, después de haber empleado en su desarrollo aproximadamente 3000 millones de dólares estando en producción o en fase de pruebas más del 75% de su hardware. En noviembre de 2011, el Congreso revocó los planes para cancelar el proyecto y en su lugar puso un tope de financiación adicional para completar el proyecto en 8000 millones de dólares.

Contratiempos

En diciembre de 2016, la NASA anunció que la construcción del Telescopio James Webb había finalizado y comenzaría su fase de pruebas. En marzo de 2018, la NASA retrasó el lanzamiento del JWST un año más porque el parasol del telescopio se rasgó durante un despliegue de práctica y los cables del parasol no se apretaron lo suficiente

Estaba previsto que el Telescopio James Webb fuera lanzado en mayo de 2020 desde la Guayana Francesa. Pero en 2018, tras detectarse varios problemas, tanto técnicos como humanos, durante las pruebas, se decidió posponer el lanzamiento del telescopio a finales de marzo de 2021. Sin embrago, en junio de 2020 Thomas Zurbuchen, Administrador Asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, anunció que el lanzamiento del telescopio James Webb debía ser retrasado una vez más, y no podría salir el 10 de marzo de 2021 como estaba estipulado. Este retraso fue inevitable debido a la pandemia de COVID-19, la cual hizo que el trabajo en la nave se viera disminuido.

Última puesta a punto

La semana pasada, la NASA hacía público un comunicado en el que aseguraba que los ingenieros del proyecto han logrado un progreso considerable en la verificación de la serie final de pruebas del telescopio espacial James Webb. Recientemente se han completado tres grandes hitos, que acercan mucho más al telescopio de ciencia espacial más complejo y poderoso del mundo jamás construido a estar completamente preparado para su viaje de un millón de millas (más de un millón de kilómetros) a la órbita.

Estos hitos hitos son:

Prueba de montaje de torre desplegable: completada

Cubierta AOS (subsistema de óptica en popa): quitada

Estructura de paleta unificada: guardada para su lanzamiento

Además, tras superar la prueba final de vacío térmico, el JWST demuestra que funcionará en el espacio.

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. turismodeestrellas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a turismodeestrellas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.