aniversario

Los 7 falsos mitos sobre la luna más comunes

¿Es redonda la luna? ¿Influye sobre la cordura de los hombres? ¿Y sobre la fertilidad? Desvelamos estos y otros falsos mitos sobre la luna.

Larry Sessions

16 julio 2019 | Fuente: EarthSky.org

En esta Semana Lunar, para conmemorar el 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna, recopilamos los falsos mitos sobre la luna que hemos desvelando durante todo este tiempo para que conozca mejor a nuestro satélite.

Mito 1. La luna tiene un lado oscuro permanente.

La mayoría de los alumnos de la escuela primaria saben que la luna muestra solo una cara o lado a la Tierra. Esto es (más o menos) cierto pero conduce a la idea de que hay un lado permanentemente oscuro de la luna, un pensamiento inmortalizado en la música de Pink Flyod y en otros lugares.

the dark sido of the moon

De hecho, el lado de la luna que se aleja perpetuamente de la Tierra no es más oscuro que el lado que vemos. Está completamente iluminado por el sol con la misma frecuencia (de día lunar), y está a la sombra con tanta frecuencia (noche lunar) como lo está el famoso rostro del Hombre en la Luna que vemos.

El lado de la Luna que mira hacia la Tierra da lugar a otra idea errónea que muchas personas comparten, esto es, que solo vemos el 50% de la luna desde la Tierra. De hecho, solo el 41 por ciento del “lado lejano” de la luna (un término mucho más preciso y preferible que el lado oscuro) está constantemente oculto a los observadores terrenales. Por tanto, un observador diligente en la Tierra, con el tiempo, puede observar aproximadamente el 59% de la superficie de la luna. Esto se debe a que un fenómeno llamado libración hace que el ángulo de visión de la luna, en relación con la Tierra, cambie ligeramente en su órbita.

La libración lunar se debe al hecho de que la órbita de la luna alrededor de la Tierra no es un círculo perfecto. En cambio, es un círculo un poco alargado llamado elipse. Imaginemos un coche de carreras en una pista elíptica. En cada extremo elíptico del hipódromo, el automóvil se inclina ligeramente debido al cambio de ángulo. Es como doblar una esquina. El resultado para la luna es que ocasionalmente expone un poco más de su superficie en el extremo oriental u occidental (dependiendo de la ubicación en la órbita). Por eso, según se observa desde la Tierra, alrededor del 59% de la superficie de la luna está expuesta en el curso de la órbita mensual (aproximadamente) de la luna alrededor de la Tierra

Mito 2. La luna es perfectamente redonda.

A la vista, la luna aparece redonda, y es natural suponer que en realidad es esférica en su forma, con cada punto en su superficie equidistante de su centro, como una gran bola. Pero no lo es tanto. La forma de la luna es la de un esferoide oblato, lo que significa que tiene la forma de una bola ligeramente aplanada. Mire una foto de Júpiter y verás un buen ejemplo de esto. La luna exhibe una obliteración muy leve, pero más importante es el hecho de que el "lado" de la luna frente a la Tierra es un poco más grande que el lado que no vemos. Esto hace que sea ligeramente similar a la forma del típico huevo de ave que es más grande en un "extremo" que en otro. Podría imaginarla como especie de "gominola". Por tanto, la luna no es exactamente esférica. La desviación es pequeña, pero real.

Mito 3. La luna es blanca y brillante

Cualquiera que haya visto luna llena sobre un cielo despejado a altas horas de la noche tiene derecho a creer esto. Comparativamente hablando, sin embargo, la luna no es particularmente brillante ni realmente blanca. Parece muy brillante en relación con la oscuridad del cielo, y por lo general se percibe blanca a la vista. ¿Recuerda las antiguas bombillas incandescentes? Ahora imagine una bombilla de 100 vatios ubicada a unos 50 metros de distancia y brillando en una noche completamente oscura. Eso es, aproximadamente, lo brillante que es la luna llena en realidad.

Luna llena

¿Y el color? Bueno, como con el brillo, el color es algo subjetivo. La luna no emite luz propia, sino que brilla al reflejar la luz del sol. La luz del sol está compuesta de todos los colores, pero los picos están en el rango amarillo-verde del espectro. El sol se ve blanco cuando está alto en el cielo, al igual que la luna, debido a la forma en que nuestra conexión cerebro-ojo mezcla todos los colores. El color de la luna varía un poco según su fase y posición en el cielo, aunque esta variación de color generalmente es demasiado sutil para el ojo humano. Sin embargo, la luna es en realidad gris en lugar de blanco puro, por comparación, muy similar al asfalto gastado de la mayoría de las calles.


Mito 4. No hay gravedad en la luna.

Por supuesto, la luna sí tiene gravedad. La idea de que la luna no tiene gravedad es francamente ridícula pero muy frecuente, comenta el profesor Larry Sessions. Si mostramos una imagen de uno de los astronautas del Apolo saltando alto o aparentemente flotando sobre la superficie lunar, mucha gente opinaría que es porque no hay gravedad. Y aunque la fuerza de la gravedad en la luna es sólo de aproximadamente un sexto de lo que es en la Tierra, aún así, ahí está.

Astronauta saltando en la luna (spot de Nike)Spot de la marca Nike en el que un astronauta se traslada saltando por la Luna/ Crédito: Nike

“Creo que este mito lunar, por más generalizado que sea, es simplemente un malentendido de lo que la palabra gravedad significa en física” asegura Sessions. Cada cuerpo físico, ya sea el sol, la tierra, la luna, un cuerpo humano o una partícula subatómica, todo lo que tiene sustancia, tiene una atracción gravitatoria. Si bien la viabilidad de medir su peso (la atracción de la gravedad) sobre objetos pequeños, como un grano de arena, puede debatirse, la fuerza existe y se puede calcular. Incluso los fotones de luz y otras formas de energía exhiben la gravedad. La gravedad mantiene cúmulos de galaxias, galaxias, estrellas, planetas y lunas juntas y / o en órbita alrededor unas de otras. Si cada cosa física no mostrara gravedad, el universo tal como lo conocemos no podría existir.

Mito 5. La luna mueve flujos significativos dentro de las personas.

No hay duda de que la luna, o más bien su gravedad, es la principal causa de las mareas de los océanos en la Tierra. La gravedad del sol, por cierto, también aumenta las mareas pero su efecto es menor. Algunas personas usan el hecho indiscutible del efecto de la luna sobre las mareas para argumentar que la luna mueven flujos en el cuerpo humano. Sin embargo, creer que las mareas oceánicas y las mareas humanas son causadas por la luna revela un gran malentendido acerca de cómo funciona la gravedad para producir mareas oceánicas.

En resumen, la gravedad depende de dos cosas: masa y distancia. Las mareas se producen sólo cuando los dos objetos involucrados (por ejemplo, la Tierra y la Luna) son ambos de tamaño astronómico (¡mucho más grandes que un humano!), Y también cercanos (astronómicamente) en distancia. La luna está a casi 400 mil kilómetros de distancia de nuestro planeta (unas 30 veces el diámetro de la Tierra), y aproximadamente a 1/80 de la masa de la Tierra. Por eso la luna sí ayuda a subir las mareas de la Tierra.

Si los efectos de las mareas fueran incluso mensurables en el cuerpo humano, que no lo son, serían del orden de una diez millonésima fracción de un metro, o aproximadamente una milésima del grosor de una hoja de papel. Alguien puede pensar que eso sigue siendo las mareas, ¿no? Quizás. Pero son mareas o flujos mucho más pequeños que los que se mueven dentro de su cuerpo cuando un camión pasa al lado por la carretera ... O incluso cuando otra persona se le cruza en la calle, por lo que éste otro falso mito sobre la luna.

Luna llena en otoño
6. Las lunas llenas te vuelven loco.

Desde la antigüedad, las lunas llenas se han asociado con comportamientos extraños o insanos, que incluyen sonambulismo, suicidio, actividad ilegal, ataques de violencia y, por supuesto, la transformación en hombres lobo. De hecho, las palabras "locura" y "lunático" provienen de la diosa romana Luna, de quien se decía que montaba su carro de plata en el cielo oscuro cada noche. De ahí una serie de falsos mitos sobre la luna que se ido perpetuando...

Durante miles de años, los médicos y profesionales de la salud mental creían que existía una fuerte conexión entre la manía y la luna. Hipócrates, considerado el padre de la medicina moderna, escribió en el siglo V a. C. que "alguien de quien se apodera del terror, el susto y la locura durante la noche recibe la visita de la diosa luna".

En la Inglaterra del siglo XVIII, las personas enjuiciadas por asesinato podrían hacer campaña por una sentencia más leve por locura si el crimen ocurría bajo el influjo de la luna llena; mientras que, los pacientes psiquiátricos del Hospital de Bethlehem de Londres eran esposados y azotados como medida preventiva durante ciertas fases lunares. Incluso hoy, a pesar de los estudios que desacreditan la hipótesis, algunas personas piensan que las lunas llenas hacen que todos nos volvamos un poco locos.

Hombre árbol luna

7. La luna controla la fertilidad.

Tal vez el origen de este falso mito sobre la luna venga porque los ciclos menstruales y lunares son similares en longitud, y de ahí que muchas civilizaciones tempranas creyeran que la luna determinaba cuándo las mujeres podían quedar embarazadas. Esto podría explicar por qué las deidades lunares femeninas -desde la diosa china Chang'e hasta la mamá Quilla de los incas- figuran de manera tan prominente en las mitologías de todo el mundo.

En la década de 1950, el médico checo Eugene Jonas tropezó con un antiguo texto astrológico asirio que afirma que las mujeres son fértiles durante ciertas fases de la luna. Él basó todo un método de planificación familiar en esta hipótesis, diciendo a sus pacientes que ovularan cuando la luna estaba en la misma posición que cuando nacieron. El método sigue vigente en la actualidad por algunas clínicas, pero su fiabilidad no está realmente probada.

Según otra teoría que persiste hasta el día de hoy, las lunas llenas causan un aumento en los nacimientos, inundando las salas de maternidad con las futuras madres en proceso de parto. Sin embargo, estudios recientes han revelado poca evidencia estadística sobre auges de bebés inducidos por la luna, y la mayoría de los expertos creen que cualquier efecto lunar sobre la procreación es meramente literario.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. turismodeestrellas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a turismodeestrellas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.