Turismo de Estrellas
Primer diario de noticias
especializado en Astroturismo

¿Te imaginas el aspecto real de Neptuno y Urano?

Un nuevo estudio ha revelado que Neptuno y Urano, los dos gigantes de hielo, tienen colores mucho más parecidos de lo que se creía: azul verdoso.

17 enero 2024

Neptuno es conocido por su intenso color azul y Urano por su verde, pero un nuevo estudio ha revelado que los dos gigantes de hielo tienen colores mucho más parecidos de lo que se creía. 

Las tonalidades correctas de los planetas han sido confirmadas con la ayuda de una investigación dirigida por el profesor Patrick Irwin, de la Universidad de Oxford, que se ha publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. 

Irwin y su equipo han descubierto que ambos mundos tienen una tonalidad similar de azul verdoso, a pesar de la creencia generalizada de que Neptuno es de un azul intenso y Urano tiene un aspecto cian pálido. 

Lo que ya se sabía...  

Urano cambio de colorUrano visto por el HST/WFC3 entre 2015 y 2022. Durante esta secuencia el polo norte, que tiene un color verde más pálido, gira hacia abajo, hacia el Sol y la Tierra // Crédito: Patrick Irwin

Los astrónomos saben desde hace tiempo que la mayoría de las imágenes modernas de los dos planetas no reflejan con exactitud sus verdaderos colores. Este error se debe a que las imágenes captadas de ambos planetas durante el siglo XX -incluidas las de la misión Voyager 2 de la NASA, la única nave espacial que sobrevoló estos mundos- registraron imágenes en colores separados

Las imágenes de un solo color se recombinaron posteriormente para crear imágenes compuestas en color, que no siempre estaban equilibradas con precisión para lograr una imagen en color "verdadera", y -especialmente en el caso de Neptuno- a menudo se hacían "demasiado azules". 

Además, las primeras imágenes de Neptuno obtenidas por Voyager 2 fueron fuertemente contrastadas para revelar mejor las nubes, bandas y vientos que conforman nuestra perspectiva moderna de Neptuno. 

Aunque el color artificialmente saturado era conocido en aquel momento por los científicos planetarios -y las imágenes se publicaron con leyendas que lo explicaban-, esa distinción se había perdido con el tiempo. Aplicando este modelo a los datos originales, el equipo de Irwin ha podido reconstituir la representación más exacta hasta ahora del color real tanto de Neptuno como de Urano. 

Los datos del nuevo estudio  

Color real de Neptuno y Urano Imágenes Voyager 2/ISS de Urano y Neptuno publicadas poco después de los sobrevuelos de Voyager 2 en 1986 y 1989, respectivamente, comparadas con un reprocesamiento de las imágenes de filtros individuales en este estudio para determinar la mejor estimación de los colores reales de estos planetas // Crédito: Patrick Irwin

En el nuevo estudio, los investigadores utilizaron datos del Space Telescope Imaging Spectrograph (STIS) del Telescopio Espacial Hubble y del Multi Unit Spectroscopic Explorer (MUSE) del Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral. En ambos instrumentos, cada píxel es un espectro continuo de colores. 

Esto significa que las observaciones de STIS y MUSE pueden procesarse sin ambigüedades para determinar el verdadero color aparente de Urano y Neptuno. Los investigadores utilizaron estos datos para reequilibrar las imágenes en color compuestas grabadas por la cámara Voyager 2, y también por la Cámara de Gran Campo 3 (WFC3) del Telescopio Espacial Hubble. 

Esto reveló que Urano y Neptuno tienen en realidad un tono bastante similar de azul verdoso. La principal diferencia es que Neptuno tiene un ligero matiz de azul adicional, que según el modelo se debe a una capa de neblina más fina en ese planeta. 

El misterio del color de Urano 

El estudio también proporciona una respuesta al viejo misterio de por qué el color de Urano cambia ligeramente durante su órbita de 84 años alrededor del Sol. Los autores llegaron a su conclusión tras comparar primero imágenes del gigante de hielo con mediciones de su brillo, registradas por el Observatorio Lowell de Arizona entre 1950 y 2016 en longitudes de onda azules y verdes. 

Estas mediciones mostraron que Urano aparece un poco más verde en sus solsticios (es decir, verano e invierno), cuando uno de los polos del planeta apunta hacia nuestra estrella. En cambio, durante los equinoccios -cuando el Sol está sobre el ecuador- tiene un tinte algo más azulado. 

Suscríbete al newsletter

Se sabe que esto se debe en parte a que Urano tiene un giro muy poco habitual. En efecto, gira casi sobre sí mismo durante su órbita, lo que significa que, durante los solsticios del planeta, su polo norte o su polo sur apuntan casi directamente hacia el Sol y la Tierra. Esto es importante, según los autores, porque cualquier cambio en la reflectividad de las regiones polares tendría un gran impacto en el brillo general de Urano visto desde nuestro planeta. 

Lo que los astrónomos no tenían tan claro es cómo o por qué difiere esta reflectividad. Esto llevó a los investigadores a desarrollar un modelo que comparaba los espectros de las regiones polares de Urano con los de sus regiones ecuatoriales. Se descubrió que las regiones polares son más reflectantes en las longitudes de onda verdes y rojas que en las azules, en parte porque el metano, que absorbe el rojo, es aproximadamente la mitad de abundante cerca de los polos que en el ecuador. 

Sin embargo, esto no era suficiente para explicar completamente el cambio de color, por lo que los investigadores añadieron una nueva variable al modelo en forma de una "capucha" de neblina helada que se espesa gradualmente y que se ha observado anteriormente sobre el polo iluminado por el sol en verano cuando el planeta pasa del equinoccio al solsticio. 

Vídeo: Nuevas imágenes revelan el aspecto real de Neptuno y Urano

Los astrónomos creen que puede estar formada por partículas de hielo de metano. Cuando se simularon en el modelo, las partículas de hielo aumentaron aún más la reflexión en las longitudes de onda verde y roja en los polos, ofreciendo una explicación de por qué Urano es más verde en el solsticio. 

Los gigantes de hielo Urano y Neptuno siguen siendo un destino tentador para futuros exploradores robóticos, basándose en el legado del Voyager en la década de 1980. Sin embargo, incluso un explorador planetario de larga vida, en órbita alrededor de Urano, sólo captaría una breve instantánea de un año uraniano. 

Noticias Relacionadas

Alojamientos y experiencias recomendados por Turismo de Estrellas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. turismodeestrellas.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a turismodeestrellas.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.